Asesoramiento Técnico para la Adquisición de Viviendas

2º Conocer Nuestras Posibilidades Económicas

La verdad es que los tres primeros puntos están muy relacionados, ya que si no tengo que preocuparme de mis posibilidades económicas, tampoco tengo que limitar mis necesidades, ni la zona en la que deseo vivir, pero como esto no nos ocurre a la gran mayoría, si no todo lo contrario, debemos de hacer un estudio serio, y si puede ser, bien asesorados, de cuales son nuestras posibilidades económicas reales.

Y en serio, os aconsejo que estéis bien asesorados por algún profesional, por que lo más normal es que si hacemos nosotros mismos estas cuentas, siempre nos van a salir que nuestras posibilidades económicas son superiores a las que realmente son.

Para calcular cuales son nuestras posibilidades, debemos conocer:

1º Cuales son nuestros ingresos actuales y cuales son nuestros ahorros.

2º Una relación de gastos fijos como vivienda, agua, luz, gas, comunidad, seguros de la casa, impuestos de la casa, coches, seguros coches, seguros médicos u otras cosas que estemos pagando a plazos, y durante cuanto tiempo debemos de estar pagándolos.

3º Una relación real de los gastos variables anuales que necesitamos para vivir en la actualidad, ya que más adelante incluiremos los que se prevén en el futuro, estos gastos actuales son por ejemplo: alimentación, vestido, transporte, eventos, actividades, vacaciones, etc .

En el caso que optemos por comprar sobre planos, con los datos obtenidos en los puntos 1º, 2º, y 3º podremos calcular el total de dinero que dispondremos para la entrada, pagos mensuales hasta la entrega, y lo que nos quedará por pagar para la entrega de la vivienda.

4º Lo siguiente es hacer una relación de cuales serán nuestros gastos fijos y variables una vez que nos entreguen nuestra vivienda, sin contar la hipoteca claro, ya que en lo que consiste esto es, saber cuanto podremos pagar de hipoteca todos los meses, así que ahora tomaremos los datos anteriores y volveremos a hacer otra relación nueva de gastos fijos y gastos variables.

5º Gastos fijos una vez que nos den nuestra vivienda, en el supuesto que estuviésemos viviendo de alquiler, o estuviésemos pagando otra hipoteca, no incluiremos este gasto, ya que se supone que ya estamos viviendo en nuestra casa y pagando la hipoteca, si suponemos que al cambiarnos de vivienda se incrementará, o disminuirá alguno de los gastos anteriores, lo tendremos en cuenta.

6º Gastos variables una vez que nos den nuestra vivienda, lo mismo que en el punto anterior, haremos con los gastos variables en caso de que sufran alguna variación.

7º Previsión de futuros gastos, como por ejemplo, si estamos pensando incrementar nuestra familia tendremos que contar los gastos que nos generarán, y en que periodo de tiempo aproximadamente se producirá este incremento.

8º Con todos estos datos ya podemos hacernos una idea bastante aproximada de cuales serán nuestras posibilidades económicas reales.

Todos estos datos nos sirven sobre todo de referencia para que no nos llevemos sorpresa, y tengamos una idea aproximada para poder decidir a que tipos de viviendas según nuestras necesidades, y posibilidades podemos acceder.

página anterior
página siguiente
Copyright © 2011 Todos los derechos reservados