Reformas y mejoras en tu vivienda

Tercer paso, Las Licencias

Tenemos que estar perfectamente informados de que tipo de licencia necesitamos para llevar a cabo nuestra reforma.

Una vez que tengamos claro el tipo de licencia, el formulario que nos entregan para rellenar en el Ayuntamiento, o Junta Municipal, incluye toda la información sobre documentación a presentar y requisitos que tenemos que cumplir.

Si tenemos alguna duda al respecto, podemos concertar una cita con el técnico municipal, el cual nos aclarará todos los detalles.

Pero por norma general, si se trata de una reforma corriente en la que solamente se cambien los solados, revestimientos, carpinterías e instalaciones, solamente será necesaria una licencia de obra menor, en la cual hay que aportar los datos de vivienda, y propietario, un resumen de las unidades de obra a ejecutar, o una copia del presupuesto, y mediante unas tablas calcular el valor de las tasas a abonar.

También es necesario indicar el número de contenedores a utilizar durante la obra, y el periodo de tiempo que se tendrán colocados en la calle.

Lo que sí es seguro es que si vamos a realizar algún cambio significativo ampliando la habitabilidad, o tocando algún elemento estructural de nuestra vivienda, nos van a pedir un proyecto visado y una dirección de obra, complicándose algo más el tema de la licencia.

Debemos de tener la precaución de solicitar la licencia unos 20 días antes del inicio de los trabajos ya que suelen tardar de 10 a 20 días en contestarnos.

El primero de los problemas que nos puede surgir al no tener licencia cuando comenzamos nuestra obra es que las empresas de contenedores están obligadas a pedir esta licencia para poder servirnos el contenedor, aunque no todas lo hacen, pero nos podemos encontrar sin contenedores, que normalmente es lo primero que hace falta para realizar las tareas de demoliciones.

Otro problema nos puede surgir si conseguimos un contenedor sin tener la licencia, ya que este se sitúa en la calle a la vista de todos, y como consecuencia de ello también de la policía municipal, la cual, al ver el contenedor, puede hacer indagaciones de si tenemos o no la licencia.

En muchos de los casos, la misma empresa que contratamos suele hacerse cargo de la solicitud de esta licencia en nombre nuestro.

Y recordar tener en un lugar visible y con conocimiento de todos los operarios esta licencia durante toda la obra por si nos es requerida en algún momento.

página anterior
página siguiente
Copyright © 2011 Todos los derechos reservados