Reformas y mejoras en tu vivienda

Primer paso, El Diseño

Sin duda es el primer paso que debemos de dar y el más importante, ya que teniendo las ideas claras y realizando un buen diseño, conseguiremos al final de la obra el resultado deseado, y lo que es más importante, podremos ajustar el precio a nuestras posibilidades y sin llevarnos sorpresas al final de la obra que nos hemos gastado más dinero de lo previsto.

El diseño debemos basarlo en tres puntos fundamentales:

1º Las Necesidades de los propietarios

Estas necesidades nos pueden surgir por distintos motivos a lo largo de nuestra vida, lo más normal es que estén motivadas por cambios en el número de integrantes de la familia.

La aparición de nuevos integrantes en la familia muchas veces nos genera la necesidad de incrementar el número de estancias, sacrificando claro está las dimensiones de las existentes, podemos tener la necesidad de un dormitorio más, u otro cuarto de baño.

Al igual que la aparición de nuevos integrantes en la familia nos genera nuevas necesidades, también cuando estos integrantes se van marchando, se genera la necesidad totalmente contraria al caso anterior, la necesidad de menos estancias pero con mayores dimensiones.

Otro factor que nos lleva a la necesidad de reformar nuestra vivienda es el deterioro de la misma debido al uso y el paso del tiempo.

Y por último un simple factor estético, ya que en la mayoría de los casos nosotros nos tenemos que adaptar a nuestra vivienda tal y como nos la entregan con los gustos y necesidades presupuestas por otra persona, cuando en realidad la vivienda debería estar adaptada a las necesidades de quien la va a habitar, esto impulsa a muchas personas que se lo pueden permitir, a reformar sus viviendas en cuanto reciben las llaves.

2º Las Posibilidades de la vivienda

Adaptar la vivienda a nuestras nuevas necesidades no es tarea fácil, ya que hay que tener en cuenta una serie de factores y disponer de ciertos conocimientos técnicos.

Por lo general para las reformas de viviendas, los propietarios nunca recurren a profesionales del sector para que les asesoren, y cuando digo profesionales del sector no, me refiero al asesoramiento de una empresa de reformas, ya que lo más normal es que dispongan de experiencia, pero no de conocimientos técnicos suficientes, además siempre pueden asesorarnos inclinando la balanza hacia su empresa y no hacía el cliente.

Esto era así ya que la única solución alternativa era encargarle un proyecto a un estudio, lo cual encarecía mucho el proceso.

Pero ahora existen otras alternativas que no son encargar un proyecto y una dirección de obra,

Dada la cantidad de dinero que vamos a desembolsar por la obra, que créanme no va a ser poca, ya que puede variar entre unos 4.000€ como mínimo que suele costar cambiar un simple cuarto de baño de dimensiones estándar y con calidades normales, a 25.000€ por reformar suelos, calefacción, 2 baños, cambio de carpintería de madera y aluminio, y pintar una vivienda de unos 90m2, esto es solo para que se hagan una idea, ya que a partir de unos 80€ podemos contratar la visita de un profesional que venga y nos asesore en el diseño, si queremos que nos realice varias propuestas con planos, puede costarnos unos 120€, que nos asesore durante la contratación de la obra 90€, y si queremos que realice alguna visita para asegurarnos que todo el proceso de obra se lleva a cabo correctamente, puede costarnos unos 50€ la visita, por tanto estamos hablando que el coste adicional puede ascender entre 250€ y 600€ dependiendo de la envergadura de la reforma.

Realmente os puedo garantizar que ese dinero que pagáis de más, seguro que este técnico os lo puede ahorrar con creces una vez finalizada la obra, además con la garantía de que lo que se está ejecutando se está realizando de forma correcta y con las calidades contratadas.

3º Nuestras Posibilidades económicas

Esta es la parte más complicada, ya que una vez conocidas nuestras necesidades, haber conseguido adaptar estas necesidades a las posibilidades de la vivienda, nos encontramos con la parte mas difícil, que es que todo esto se ajuste a nuestro presupuesto.

Este es el punto más importante, conseguir que sin necesidad de variar el diseño, dado que este es el que hemos decidido que se ajusta a nuestras necesidades, llegar a adaptarlo a nuestras posibilidades económicas.

Este es el punto donde más puede asesorar un profesional, dado que tiene soluciones, y alternativas para poder conseguirlo.

página anterior
página siguiente
Copyright © 2011 Todos los derechos reservados