Revisión de defectos a la entrega de tu vivienda

Revisión de Solados. Los Rodapiés

Ya vimos en las partes del solado, que el rodapiés es un remate que se coloca en los paramentos.

Este remate tiene una doble finalidad, la primera es tapar la junta que hay que dejar entre el solado y el paramento para que el solado pueda moverse debido a las dilataciones, y la segunda es proteger el paramento de rozaduras, y humedades cuando se limpia el solado.

Los vamos a englobar en dos grupos debido a sus similitudes tanto en forma como en sistema de colocación.

El primer grupo serán los rodapiés de madera, lacados, y sintéticos, y el segundo grupo engloba los rodapiés de piedra natural y los cerámicos

Revisión de Rodapiés de Madera, Lacado, y Sintéticos

Estos son los que utilizamos para solados de madera y sintéticos, al igual que en los solados, unos son de madera maciza con su cara vista barnizada, los lacados se fabrican con derivados de maderas y se laca la cara que queda vista, y los sintéticos son derivados de maderas recubiertos con una lamina sintética que le da su terminación.

Se fijan a los paramentos mediante puntas de acero con una pistola de aire comprimido, y en ocasiones se pueden fijar con adhesivos.

Procedimiento para revisión de rodapiés

1º Colocación de rodapiés

La colocación ha de ser tal que no se aprecien ninguno de los siguientes defectos.

Nivelación:. Ya comentamos en el apartado de solados de madera, que la forma mas sencilla de detectar si un solado esta bien nivelado o no, es fijándonos en el rodapiés.

a) Con el solado. Si el solado está bien ejecutado, el rodapiés tiene que tener su parte inferior completamente en contacto con este, sin que se aprecien desniveles, ni juntas superiores a 1,5mm, si se observa que la junta entre el rodapiés y el suelo se ha sellado con silicona, es que se está intentando disimular este defecto.

No debemos permitir esto, ya que en un principio puede que no quede mal, pero en cuanto habitemos la vivienda, y se produzca un cambio de temporada de invierno a verano, cambios de humedad, o pongamos la calefacción, el solado comenzará a dilatar y moverse debido a estos cambios, provocando que estos sellados se abran con el tiempo, acentuando más este defecto.

b) Con el paramento. Al igual que para detectar fallos en el solado, el rodapiés nos sirve como guía para detectar los fallos en los paramentos.

El rodapiés, en su parte superior, debe quedar totalmente en contacto con el paramento, de no suceder así, esto significa que el paramento no está totalmente plano.

Al ser el rodapiés una superficie recta, plana y con cierta rigidez, en el momento que la pared tenga un defecto notable en su planimetría, el rodapiés no se puede amoldar para cubrir este defecto, produciéndose una separación entre la pared y el rodapiés, esta junta no debe de ser superior a 1,5mm.

Y por supuesto, que si nos encontramos que el rodapiés está sellado con silicona en su parte superior, es que están ocultando este defecto, pero a diferencia con el sellado en la parte inferior, éste dura más tiempo ya que no tiene que soportar tantos movimientos.

2º Uniones en los rodapiés

Los rodapiés se puedes encontrar en distintas medidas de altura y espesor, lo que no suele variar es la longitud, que suele ser 2,40m.

Cuando el paramento tiene una longitud superior a la medida del rodapiés, debemos unir dos o más trozos para conseguir esta longitud.

rodapiés inglete

Esta unión debe hacerse mediante un corte en chaflán a 45º, quedando los dos trozos unidos en un mismo plano, y notándose lo menos posible.

También tendremos que comprobar que no han realizado más uniones de las necesarias para cubrir un paramento, ya que en ocasiones para aprovechar los trozos sobrantes de material, en una pared que se podría cubrir con 1 o 2 piezas, se utilizan 4 retales.

rodapiés uniones

La siguiente unión se produce cuando tenemos que unir dos piezas en la esquina de un paramento.

Esta unión se ejecuta de igual manera que las uniones vistas anteriormente, lo único que en algunos casos el chaflán es saliente, y en otros entrante.

En estas uniones es donde tenemos que tener mas cuidado, sobre todo en las salientes, dada su dificultad ya que para que encajen bien, tanto el paramento, como el corte, tienen que estar ejecutados perfectamente.

rodapiés esquinas

En ocasiones intentan disimular este defecto enmasillado la unión para tapar aberturas o desconchones en la capa de terminación producidos al cortar.

3º Encuentros en los rodapiés

Denominamos encuentros a la intersección del rodapiés con cualquier otro elemento distinto al mismo.

Esto se produce cuando el rodapiés se ve interrumpido por puertas, armarios, en ocasiones por muebles, u otros elementos de remates.

Lo normal es que el rodapiés se vea interrumpido por los huecos de puertas y armarios, esta intersección se produce con el tapajuntas de estas carpinterías, y existen tres formas de resolverlos .

Lo más común es que el rodapiés sea de menor, o igual espesor que el tapajuntas.

rodapiés encuentro recto

En este caso el encuentro lo resuelven dando un corte recto al rodapiés, y atestándolo contra el tapajuntas, o cualquier otro elemento.

Hay que verificar que queden rodapiés y tapajuntas en el mismo plano, o el rodapiés remetido respecto al tapajuntas, ya que de no ser así, veríamos el corte del rodapiés, produciéndose un encuentro poco estético al no tener ese corte una capa de terminación.

rodapiés encuentro recto mal

Cuando el rodapiés es de mayor espesor que el tapajuntas existen dos formas de realizar este encuentro.

La primera es colocar un remate en el extremo del rodapiés que está en contacto con el tapajuntas.

Este remate consiste en cortar un trozo de rodapiés en chaflán con el mismo ancho que el rodapiés, y colocarlo como terminación contra el tapajuntas, de forma que aunque el rodapiés sobresalga del tapajuntas, podamos ver la cara del rodapiés con una terminación, y no un corte sin acabar.

rodapiés encuentro chaflán

Este encuentro es bastante laborioso, y debemos controlar que estén bien ejecutados .

La segunda forma de solucionar este encuentro es que se coloque un plinto, en la jamba o tapajuntas vertical de la puerta.

El plinto no es más que un trozo de madera o piedra que sirve de transición entre el tapajuntas y el rodapiés para igualar los espesores y poder dejar el rodapiés con un corte recto atestado al plinto.

Se suele utilizar más cuando los rodapiés son de gres, o piedra, ya que los espesores son mucho mayores que el espesor del tapajuntas.

rodapiés encuentro plinto
4º La terminación

En los rodapiés sintéticos no se suelen encontrar defectos en los acabados de los materiales, lo único es revisar que no esté saltada la capa de terminación.

Los que más problemas presentan son los de madera maciza que su terminación ha de estar bien barnizada, y sobre todo los lacados, ya que esta superficie es muy delicada y se puede dañar fácilmente durante el transporte o en el proceso de puesta en obra.

Rodapiés de Piedra o Cerámicos

Las dimensiones de estos rodapiés suelen coincidir con la de los solados que acompañan, de manera que si el solado es de 60x30cm, el rodapiés será de 60cm de longitud, la altura depende del modelo, y el fabricante.

El espesor varia entre 1,5cm, y 2,5cm, dependiendo si es de piedra o cerámico.

Se fijan a los paramentos con los morteros cola especiales.

El que las piezas sean de pequeña longitud en comparación con los rodapiés de madera, tiene algunas ventajas, pero también algunos inconvenientes a la hora de su colocación.

Dada la pequeña longitud de las piezas, es mucho más trabajoso, y complicado conseguir una alineación perfecta en su cara superior.

Pero esto que es un inconveniente a la hora de alinear, supone una ventaja para corregir los defectos de ejecución que pueda tener el paramento, o el solado, ya que al ser las piezas más cortas se pueden ir amoldando mejor a estos fallos.

Otra ventaja es el sistema que se utiliza para su colocación, al colocar las piezas adheridas al paramento con morteros especiales, estos morteros obligan a que se produzca una junta entre el rodapiés y el paramento de entre 2 y 5 mm, con lo cual podemos absorber estos posibles fallos de ejecución del paramento.

rodapiés piedra junta

El encuentro de estos rodapiés con el solado, debe realizarse sin junta, o con la menor junta posible, y esto, al igual que ya vimos en los de madera, puede realizarse siempre que el solado esté bien ejecutado y no aparezcan irregularidades, de ser así observaremos como esta junta va cambiando de espesor y la rellenan con mortero.

Las uniones entre piezas se ejecutan de igual manera que el solado al que van a acompañar, si este es sin junta, los rodapiés no la tendrá, y si el solado va con juntas, las piezas de rodapiés tendrán juntas del mismo espesor.

Procedimiento para revisión de rodapiés de piedra y cerámicos

Los criterios a seguir para la revisión de estos rodapiés es prácticamente el mismo que el anteriormente visto para los rodapiés sintéticos y de madera, sólo difiere en algunos puntos que veremos a continuación.

1º Colocación de rodapiés de piedra y cerámicos

En este apartado las únicas diferencias que se producen con respecto a los de madera son:

1ª Para tapar el defecto del remate contra el solado si este existe, la junta la rellenarán del mortero que se usa para las juntas y no con silicona.

rodapiés piedra esquina

2ª A diferencia del de madera, este no queda en contacto con el paramento debido al mortero que se emplea para fijarlo a la pared.

3ª Las uniones entre piezas son rectas, y pueden ser con junta o sin ella, las uniones en esquinas suelen ser rectas sin chaflanes.

4ª Los encuentros contra las carpinterías solo suelen ser de dos tipos, encuentros rectos, en este caso aunque el espesor del rodapiés sea mayor, estos rodapiés suelen tener un acabado mas vistoso que el que se produce con los de madera.

El otro encuentro es mediante el plinto.

5ª Para la terminación, el control es el mismo que le realizamos al solado que acompañan.

página anterior
página siguiente
Copyright © 2011 Todos los derechos reservados